Malala Valentini

Lo personal es político 2018. Ciclo teórico, poético y musical //

Quienes integramos IDILIO Grupa creemos en el arte como herramienta de transformación. Por eso elegimos intervenir/incidir en nuestra realidad desde el arte. Esta militancia nos llevó a encontrarnos en el Colectivo FindeUNmundO y, luego, a crear esta productora autogestiva e independiente.

Nos interesa profundizar en los campos que el despertar de la conciencia de los feminismos viene labrando. Nuestra propuesta es hacerlo a través del cruce de lenguajes, siendo la música uno de ellos por su capacidad universal de interpelar espacios recónditos y atravesar las resistencias más inconscientes.

Libro álbum: Camuflaje, un libro de bichos.

Este libro nace después que una amiga pasó por una enfermedad, y fuí buscando maneras de hacer dibujos que ella le gustaban para ilustrar a esos bichos que por dentro estaban habitándola, fué una búsqueda desesperada de acercar los opuestos y de tranquilizar las emociones con todo el universo sensible que mi amiga habita, dibujos en tinta y collages con bichos que son plagas en los cultivos sobretodo extraídos de viejas revists Lifes.

La montaña es la montaña

¿Cómo se mueve un cuerpo sin espacio?
Bajo el signo de esta pregunta nacía, en el año 2015, el Proyecto Diógenes. Desde ese momento, se realizaron dos instalaciones: Diógenes al Sol en el teatro El Brío y Diógenes, Casa Tomada en la Casa Nacional del Bicentenario, por entonces ya asediada por el fantasma del vaciamiento. Las dos intervenciones proponían variaciones sobre la ocupación hiperbólica de un espacio siempre atravesado por el movimiento de los cuerpos que intentaban habitarlo. En ambos procesos de trabajo se repetían las mismas escenas: toneladas de desechos acumulados, largas horas de realización manual, auto explotación sin un fin discernible y decenas de amigxs artistas movilizadxs, atesorando desperdicios, cargándolos en un loop de fletes infinito.
Había algo desmesurado en ese gesto. Algo desesperado bajo la invención de aquellos paisajes artificiales. Como si atravesar esas experiencias extenuantes fuera la única forma de sacarse del cuerpo una fuerza que amenazaba con desbaratarlo todo. Una vez terminado el trabajo, se vislumbraban montañas de basura dibujando un paisaje imposible pero real. La obstinación las había transformado en materia palpable, concreta, objetivable. Pero aquella pregunta inicial seguía sin responderse.
La misma pregunta que Celia Argüello Rena comenzó a formularse, diez años atrás, cuando entrevió que la casa que compartía con su madre, en la ciudad de Córdoba, empezaba a cubrirse de montañas de basura. A los veinte años, dejó aquella casa, se instaló en Buenos Aires y aceptó que la pregunta creciera junto con ella. Y con el tiempo esas cavilaciones trascendieron la dimensión de lo íntimo para acceder a un entramado colectivo donde los interrogantes se potenciaron y multiplicaron.
La montaña es la montaña es la tercera instalación performática de este colectivo artístico, esta vez, proyectada en torno a un acontecimiento que burla cualquier intento de limitar el arte y la vida: Noemí Rena decide dejar la casa en la que vivió durante treinta años. Lxs integrantes del proyecto viajan a Córdoba y, en una última y desmesurada performance sin espectadores, vacían la casa. Mientras lo hacen, un equipo de documentalistas registra la acción y captura la evidencia. Lxs artistas saben cómo mover montañas de basura; llevan años ensayándolo.
Pero, ¿cómo seguir hablando de acumulación ahora que no hay más cosas? ¿Junto con los objetos ha desaparecido también la necesidad de acumular? ¿Cómo seguir creando después del vaciamiento?
En sus intentos por responder estos interrogantes, el Proyecto Diógenes devino tan inconmensurable como las preguntas que abre, los cuerpos que reúne, las montañas que mueve.

Proyecto Diógenes en Casa Casa tomada (2016)

Proyecto Diógenes en Casa Casa tomada (2016) es la segunda experiencia del colectivo en el marco de una mega muestra curada por Valeria González en las instalaciones de la Casa del Bicentenario. Esta vez, los artistas se atrincheran en una de las salas de la galería del barrio de Recoleta y la transforman íntegramente en otro derruido “Ambiente Diógenes”. Para esto, con sus propias manos levantan paredes de durlock en falsa escuadra, colocan un piso entero hecho de retazos de madera, se baja el techo para instalar luminarias diferentes que ayuden a transportar a los espectadores fuera del ámbito de la muestra y se instalan dos grandes ventanales encontrados en un volquete luego de demolición. El hallazgo azaroso de los objetos que formarán parte de la instalación es una marca del proceso de producción y parte de la simbiosis entre este modo y el síndrome: nada se pierde, la ciudad es un supermercado que el Diógenes recorre ávidamente en busca de los “tesoros” que llevará luego a su madriguera.

Papel de mujer

Rita Segato ilumina con su lucidez, habla de los medios como brazo ideológico de la estrategia de la crueldad, entre los mundos del dominador y los dominados. Su situación es de una indigencia existencial absoluta, sumada a la mirada rapiñadora sobre el planeta y sus criaturas, tendremos el cuadro completo de la transformación de la vida en cosa, de las personas en mercancías. En primer lugar el paisaje de las mujeres a esa condición de objetos, a su disponibilidad y desechabilidad. ¿ Qué lugares ocupamos las mujeres en los medios? Preguntas urgentes que se vuelven trabajos, collages, insomnios, obras.