Malala Valentini
Proyecto gráfico itinerante

Cadáver Exquisito collage

La mayor parte de los materiales
que aquí están contenidos fueron producidos para otros fines o propósitos comerciales. Esta lona vinílica fue el resultado de una mega producción para el lanzamiento al mercado de una fragancia o algún producto de cosmética.Tienen presencia en mar-quesina, señalización de shopping, decoración de puntos de venta o promoción durante una semana, quince días
o un mes, dependiendo de la inversión y la marca. Luego son tiradas a la basura. Este contenedor no intenta ser una cartera super cool, ni un producto de la marro-quinería postcapitalista, sino un elemento simbólico del consumo y el descarte. Pieles destinadas para otro uso y ahora en tus manos se convierte en un mundo de universos metafóricos posibles.
Este mismo principio es el puntapié de un juego, de un dispositivo, una posibilidad de conspirar contra nuestras propias estructuras mentales/visuales.En este cadáver exquisito encontrarás algunos papeles, textos, restos de otras vidas, recortes, hojas, pequeños disparadores para encarar la práctica maravillosa del collage que como operación puede convertirse en una gran llave para entrar en nuestros estados y, al mismo tiempo, recrear nuestro universo y el lenguaje.

Proyecto Diógenes en Casa Casa tomada (2016)

Proyecto Diógenes en Casa Casa tomada (2016) es la segunda experiencia del colectivo en el marco de una mega muestra curada por Valeria González en las instalaciones de la Casa del Bicentenario. Esta vez, los artistas se atrincheran en una de las salas de la galería del barrio de Recoleta y la transforman íntegramente en otro derruido “Ambiente Diógenes”. Para esto, con sus propias manos levantan paredes de durlock en falsa escuadra, colocan un piso entero hecho de retazos de madera, se baja el techo para instalar luminarias diferentes que ayuden a transportar a los espectadores fuera del ámbito de la muestra y se instalan dos grandes ventanales encontrados en un volquete luego de demolición. El hallazgo azaroso de los objetos que formarán parte de la instalación es una marca del proceso de producción y parte de la simbiosis entre este modo y el síndrome: nada se pierde, la ciudad es un supermercado que el Diógenes recorre ávidamente en busca de los “tesoros” que llevará luego a su madriguera.