Malala Valentini

Hogar de Marina Otero

Hogar de Marina Otero.

Diseño del espacio y dibujos con tiza en piso y pared.

El médico ingresa al centro del escenario y se arrodilla para entregarse a la decadencia. Cuando éramos chicas teníamos demasiada energía, tuvimos que reducir nuestro potencial para no opacarlos. Las mujeres ponen al médico en posición ginecológica. Estamos sometidas a la oscuridad, pero siento un éxtasis de destrucción que me hace sentir viva. El cheto pronuncia en guaraní maternidades oxidadas. Ella fue la única en preguntarle, mba’ epa ‘re ‘use” ¿Qué querés comer? La bailarina contornea su propio cuerpo. Música de suspenso. Mientras corro de ensayo a ensayo trato de imaginar y dar a luz adentro mío. Voy a parir un gusano que viva en una tierra sin tiempo. 1.2.3. Mujeres bailan!

Diseño del espacio y dibujos con tiza en piso y pared.