Malala Valentini

vibra el aire

Algo se escucha, imperceptible. Como una llamada. Hay un detenerse. Se abre un lugar. Salimos del tiempo cotidiano. Hay una entrega, una disposición. Allá vamos. Como quien va hacia una ceremonia. Confluimos a un centro fuera del centro. Como un remolino. Allí respiramos. Vibra el aire. El poema entre los dedos. Algo va a acontecer.
Algo se escucha, imperceptible. Una llamada. Hay un detenerse. Se abre un lugar. Salimos del cotidiano. Hay una entrega, una disposición. Allá vamos. Como quien va hacia una ceremonia. Confluimos a un centro fuera del centro. Como un remolino. Allí respiramos. Vibra el aire. El poema entre los dedos. Algo está aconteciendo.

Algo se escucha, imperceptible. Como una llamada. Hay un detenerse. Se abre un lugar. Salimos del tiempo cotidiano. Hay una entrega, una disposición. Allá vamos. Como quien va hacia una ceremonia. Confluimos a un centro fuera del centro. Como un remolino. Allí respiramos. Vibra el aire. El poema entre los dedos. Algo va a acontecer.
Algo se escucha, imperceptible. Una llamada. Hay un detenerse. Se abre un lugar. Salimos del cotidiano. Hay una entrega, una disposición. Allá vamos. Como quien va hacia una ceremonia. Confluimos a un centro fuera del centro. Como un remolino. Allí respiramos. Vibra el aire. El poema entre los dedos. Algo está aconteciendo.